Últimas noticias
  • La promoción de la Ciencia. Dos meses después del accidente de Fukushima…

    La promoción de la Ciencia. Dos meses después del accidente de Fukushima...

    Fukushima, en mayo de 2011, volvía a recordarnos nuestra adicción al carbono. Los restos del complejo japonés eran, ya por aquella fecha, un cadáver en estado de putrefacción. El pánico nuclear se había extendido por todo el Planeta. La mortal dependencia de nuestra civilización, sin embargo, no había disminuido. Nos ...

    Continuar leyendo

  • David Spergel, un arqueólogo en el Universo

    David Spergel, un arqueólogo en el Universo

    Llevaba un rato hablando sobre el origen del Universo. David Spergel abandonó la biblioteca de la Fundación BBVA, en Madrid,  para encontrarse con nosotros en un pasillo desde el que veíamos el cielo y  dejaba pasar la luz. Elegimos un fondo abstracto, azul, para charlar con David Spergel, un buen ...

    Continuar leyendo

1 2

LA PARTÍCULA DE DIOS O EL INGENIO DE UN EDITOR…

julio 6, 2012 by Isabelpaz

Ilustración:  © 2012 , CERN.

Por: Luis Miguel Ariza & Isabel Paz

La partícula de Dios  (The god particle) es el título de un libro sobre cosmología que publicó el premio Nobel Leon Max Lederman en 1994. Se refiere al bosón de Higgs, en honor del físico escocés Peter Higgs, quien lo dedujo teóricamente en los años sesenta como el responsable de proporcionar la masa al resto de partículas. Surgió casi simultáneamente con el Big Bang, y es la partícula más pesada de todas las conocidas.

Los físicos del CERN están convencidos de haber demostrado su existencia. Estos días anunciaban el hallazgo: Sigma 5, es decir, el máximo grado de certeza, el que acredita y determina que estamos ante un descubrimiento y no ante una simple observación.

Es como si hubieran encontrado el Santo Grial de la Física. Se ha dicho que la detección del llamado bosón de Higgs es equivalente al descubrimiento del ADN para la biología. Pero, ¿de qué hablamos exactamente? De  una partícula y un campo a la vez , que traspasa todo y que surgió inmediatamente después del Big-Bang. Para el físico y escritor Brian Greene, el bosón de Higgs es el “Bang”.

Basta saber que sin el bosón de Higgs todo carecería de masa; no existiría la gravedad, las galaxias, las estrellas o los planetas, ¡ tampoco la vida!. Es obvio que sin él,  tú no podrías estar leyendo este artículo. Podemos intentar partir un pastel en trocitos para ver de qué están hechos, descomponer el pastel en moléculas y átomos, y romper sus constituyentes (electrones, protones, neutrones) en partículas subatómicas que dejan un rastro fantasmal. Para ello, necesitamos hacerlos chocar en gigantescos aceleradores de partículas. Cuanto más grandes, más increíbles son las colisiones que logramos. El Gran Colisionador de Hadrones del Laboratorio Europeo de Partículas (CERN) es el más poderoso del mundo, y ha logrado detectar, por fin, el bosón de Higgs. A finales de este mes de julio conoceremos el análisis completo.

En la familia de partículas, algunas, como los neutrinos, tienen una masa casi nula ,al igual que los fotones de luz, mientras que el resto sí tiene masa. ¿Por qué? El responsable es del bosón de Peter Higgs, una partícula-campo que confirió masa al resto de partículas al principio de todo. Si tienes que empujar un coche atrapado en un lodazal, comprobarás que es mucho más pesado de arrastrar. El campo de Higgs hace exactamente eso: todo lo que pasa por él adquiere masa, y eso ocurrió inmediatamente después del Big-Bang, cuando se produjo el “bang”. 

¿Por qué el nombre de partícula de Dios? Hace un par de años conversé con el reverendo sir John Polkinghorne, autor de más de 35 obras –la última es Questions of truth– que abordan la relación entre ciencia y religión, dos invenciones humanas tan irreconciliables como el agua y el aceite. Polkinghorne es un físico de primera de la Universidad de Cambridge y ha enseñado a premios Nobel como Brian Josephson o astrofísicos como Martin Rees, o trabajado con el Nobel Murray Gellman, aportando sus investigaciones fundamentales para descubrir el quark, el componente básico de la materia. Y, por supuesto, ha trabajado con Peter Higgs, un ateo convencido.

      El nombre se debe a la invención de un editor. Cuando Lederman sacó su libro con este título, La partícula de Dios, a Higgs no le sentó  muy bien, por usar un término educado. “Creo que fue una tontería, aunque suele ocurrir que cuando los científicos escriben para el gran público y extraen la palabra Dios fuera del texto para colocarla en el título, eso les ayuda a vender más ejemplares”.

      Lederman quería titular su libro Aquella maldita partícula de Dios.La llamó de esa manera porque nadie podía encontrar la maldita cosa”, me explicó el físico británico Paul Davies, haciéndose eco de un rumor que corre entre sus colegas. En inglés, la palabra “maldita de Dios” (goddammed) tiene connotaciones religiosas. “El editor no estaba de acuerdo con un título blasfemo porque podía ofender la sensibilidad religiosa americana. Así que la cambió por Partícula de Dios (God particle)”. Se cumplió además una regla no escrita, formulada por el astrónomo ya fallecido Fred Hoyle, por la que las palabras ingeniosas en cosmología se anclan en el imaginario colectivo como ganchos (a Hoyle se le recuerda por haber acuñado el término Big-Bang en un comentario casi despectivo durante un programa de radio de la BBC en 1949, al tratar de explicar al público la teoría de la creación súbita del universo, en la que jamás creyó). Podéis saltar al mundo de Hoyle en una entrevista exclusiva que os dejamos en nuestro canal.

Ahora que los físicos de partículas del CERN se han asomado al principio de todas las cosas, ahora que han conseguido saltar a las primeras páginas y abrir los informativos como “estrellas” es justo recordar un episodio que nos parece revelador. Se trata de cómo Leon Max Lederman, excelente divulgador científico, gran seductor, intentó compartir su conocimiento, contarle al  gran público qué es esto del boson de Higgs. El ingenuo y crédulo  Nobel elaboró hasta “una biblia”… «Estuve intentando vender una serie de televisión, que llamamos La ciencia de Los Ángeles. Habría sexo, drama y persecuciones de coche, pero el héroe sería un científico, y en cada capítulo enseñaríamos algo real sobre la ciencia». Lawrence Tisch, el antiguo propietario de la cadena CBS, nos ayudó a redactar un borrador de la propuesta, algo que ellos llaman una biblía que incluye ejemplos de la idea de la historia, personajes, etc. Se la llevamos a Steve Bochco, el productor de Canción triste de Hill Street. Su reacción fue más o menos: «¡Vaya, esto es realmente bueno , pero yo no trabajo con científicos!»

Lo intentamos con Chis Carter, Expediente X, que dijo algo como “tengo mis propias ideas”. De hecho él no quería preocuparse por la presión de científicos reales.?Lo intentamos con Michael Crichton (ER) quien rápidamente lo rechazó porque él es anti-ciencia. Supimos eso después de ver Parque Jurásico. Lo seguimos intentando” (Lederman, 1998)

Fuente: Academy of Achievement

La promoción de la Ciencia. Dos meses después del accidente de Fukushima…

marzo 13, 2012 by Isabelpaz

Fukushima, en mayo de 2011, volvía a recordarnos nuestra adicción al carbono. Los restos del complejo japonés eran, ya por aquella fecha, un cadáver en estado de putrefacción. El pánico nuclear se había extendido por todo el Planeta. La mortal dependencia de nuestra civilización, sin embargo, no había disminuido. Nos preguntamos si podíamos, en realidad, “desengancharnos”. Este fue el argumento de un programa pensado para la radio. Unión Madrid, una emisora humilde, nos había invitado a colaborar, a divulgar ciencia. Creímos que era un espacio para respirar aire puro, sin los humos y los ruídos de empresas de comunicación mas pendientes de “vender” que de construir, o mirar hacia el futuro.

Mario Bunge, físico, filósofo de la ciencia, humanista…autor de la “fantasía disciplinada”- una teoría de referencia a la hora de comunicar o contagiar Conocimiento- fue nuestro primer “amigo de Darwin”. Carlos Alejaldre, físico, especialista en energía de fusión, director general del ITER, también firmó aquella primera carta dirigida a quienes creen en el progreso. Guillermo Calleja, químico especializado en nuevos materiales absorbentes, capaces de atrapar dióxido de carbono, aceptó nuestra invitación.

El testimonio de Nakashimi Iwao, un adolescente que trabajaba en una fábrica de trajes militares, a menos de tres kilómetros, del lugar en el que cayó la bomba de Hiroshima “Sentí que mi cuerpo se elevaba y perdí la consciencia durante un minuto. Mis oídos no funcionaron y no puede oir nada” sobre el accidente de Fukushima “quizá sea muy difícil dejar de usar la energía nuclear de golpe, pero deberíamos de parar la fabricación de mas centrales y reducir el número de las actuales. Pero, al mismo tiempo, tenemos que revisar nuestro estilo de vida”

Rafael Taibo es Darwin en el bisturí, un lujo al alcance de la “evolución”

David Spergel, un arqueólogo en el Universo

febrero 22, 2012 by Isabelpaz

Llevaba un rato hablando sobre el origen del Universo. David Spergel abandonó la biblioteca de la Fundación BBVA, en Madrid,  para encontrarse con nosotros en un pasillo desde el que veíamos el cielo y  dejaba pasar la luz. Elegimos un fondo abstracto, azul, para charlar con David Spergel, un buen tipo, que diría Fred Hoyle.

Nos imaginábamos en mitad del Universo, guiados por el principal investigador teórico del WMAP. Podríamos hablar de la naturaleza de la materia oscura, de la energía oscura o acercarnos  al primer tic del reloj que puso en marcha todo esto…

Un enorme placer conversar con David Spergel

David Spergel, un arqueólogo en el Universo from Bisturi on Vimeo.

Fred Hoyle, a contracorriente

David Spergel le contamos que, en el año 2000, entrevistamos a Fred Hoyle, en su casa de Bournemouth, en la costa Sur de Inglaterra. Su respuesta fue inmediata: ¡fantástico!.
En aquel momento de cambio de siglo, grabábamos, para TVE, la serie de divulgación científica 2.mil. El matemático, astrofísico y escritor “hereje” no gozaba de la simpatía de todo nuestro comité científico. Nosotros considerábamos fundamental su participación. Hoyle aceptó la propuesta. Nos regaló un testimonio que, por desgracia, poco después, se convirtió en una especie de testamento científico. Nunca hemos olvidado a Fred Hoyle.

Fred Hoyle, “hereje” de la Ciencia from Bisturi on Vimeo.

Spergel sobre Hoyle…

David Spergel, un arqueólogo en el Universo ( y 2 ) from Bisturi on Vimeo.

Con David Spergel hablamos de la guerra. Mientras conversamos, en Irak, Afganistán, Libia o…cualquier lugar menos visible del planeta, se destruían seres humanos. Cada día, cientos de corazones, riñones, cerebros se reducen a pedazos o cenizas, malgastando la vida.

Soy una persona optimista. Es cierto que hay una tendencia a que unos maten a otros, pero si hablas con los antropólogos, te cuentan que el 25 por ciento de las muertes entre los cazadores recolectores se debían precisamente a asesinatos en manos de otros cazadores recolectores. Si echas un vistazo a la Europa medieval, el índice de asesinatos entre los campesinos y las gentes de la ciudad era bastante alto. Y, a pesar de todos los horrores ,en el siglo XX, hay menos gente que muere a manos de otra gente, probablemente si lo comparamos con otras épocas de la historia. Ciertamente hay violencia, tenemos el ejemplo de Libia, pero echa un vistazo a los últimos sesenta años en Europa. Ha sido la etapa más pacífica que ninguna otra, si la mides por el número de personas que fueron matadas por los soldados. Bien, creo que soy un optimista”